Agencia Estatal de Investigaciones. Complicidad y corrupción en Oaxaca

16 Mayo, 2011
Más articulos
user_pic
Juan García Vázquez

Escrutinio No. 67

Los acontecimientos sucedidos en meses pasados en materia de inseguridad en la capital del estado de Oaxaca nos mantiene con la idea, cada vez más comprobada, sobre la complicidad que existe entre los mandos policiacos y la delincuencia organizada en nuestra entidad.

Por citar un hecho muy mediatizado se encuentra el robo del siglo, llamado así por la cantidad de lo robado perpetrado en contra de la Compañía Mexicana de Traslado de Valores (Cometra) el pasado 20 de marzo, que ascendió a 167 millones de pesos, 24 pistolas tipo revolver 38 milímetros y 24 escopetas calibre 12 milímetros.

Este hecho, después de una larga investigación y búsqueda de los presuntos responsables y del dinero mismo, el pasado 1 de abril en conferencia de prensa el Procurador General de Justicia del Estado, Manuel de Jesús López, anunció que elementos de la Policía Estatal con el apoyo del Ejército mexicano, así como diversos agentes del Ministerio Público "catearon 12 domicilios localizados en el municipio de la Villa de Etla, San Pablo Etla (a unos 15 kilómetros al poniente de la capital del estado) y colonias de la ciudad de Oaxaca" encontrando bolsas repletas de dinero en efectivo.

A casi 10 días del millonario robo, fueron encontrados cerca de 140 millones de pesos, el 84% de lo robado; y nos quisieron hacer creer que fue gracias al impresionante despliegue policiaco y una investigación a fondo para dar con el paradero de la cantidad. Hechos que van más allá de toda duda razonable.

La Dirección de Control Interno de la Procuraduría de Justicia de Oaxaca mantiene abierta una investigación contra 15 elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI),- entre ellos el jefe de la unidad antisecuestros Jacob Guzmán Hernández, Canuto Rey Méndez López, Tomás Aquino y Laurentino, placas 7-20, 3-24 y 577, e Isidro López Ortiz placa 694, entre otros, presuntamente acusados de no reportar 4.5 millones de pesos del botín asegurado a los implicados del robo a la sede de la Compañía Mexicana de Traslado de Valores (Cometra) en la comunidad de San Juan Bautista Jayacatlán, y por no haber cumplido con los protocolos establecidos al momento de asegurar el dinero en las casas cateadas.

El pasado 11 de mayo en un acto público el Gobernador Gabino Cué y el Procurador del estado, entregaron a los agentes que participaron en la investigación y localización del dinero, una recompensa por parte de la empresa Cometra de varios miles de pesos a cada uno de ellos.

En el evento, al recibir el apoyo económico como recompensa, el comandante del grupo de robos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI mejor conocida como AEIOU) Isidro López Ortiz arrojó al piso los billetes que se le habían entregado, acto que se calificó como de total indisciplina y una falta de respeto a las autoridades ahí presentes, máxime cuando se encontraba el Gobernador del Estado.

López Ortizacusó al Procurador, Manuel de Jesús López, ordenar hostigamiento en su contra y en perjuicio de otros elementos más de la corporación a quienes se les señala de haberse quedado con parte del dinero recuperado.

En mi opinión, estoy plenamente convencido que a ese agente se le debe iniciar un proceso administrativo por indisciplina, además de ser removido del cargo, ya que siempre se manejan con una prepotencia inaudita y con una total impunidad en contra de la sociedad oaxaqueña.

Quiero hacer del conocimiento de los lectores, que la semana pasada fui víctima del delito de robo, en su modalidad de robo de vehículo, en pleno centro histórico de la ciudad de Oaxaca, para ser más preciso a dos cuadras del zócalo de la ciudad, engrosando con ello la estadística en el estado y en todo el país, y en un acto de total desvergüenza los agentes estatales de investigación, pasados tres días después del robo, encuentran según su dicho, abandonado mi automóvil.

Debido a mi insistencia me permiten el acceso al encierro oficial de la Procuraduría General de Justicia donde se localiza mi vehículo y no a uno de los tantos encierros clandestinos que los Agentes Estatales de Investigación tienen.

Al encontrarme en el encierro me percato de que mi coche ya no contaba con las mismas llantas, así como tampoco, con algunos de sus interiores, como la palanca de velocidades y equipo de sonido.

En el exterior tampoco contaba con la parrilla, por lo que procedí a tomar algunas fotografías.

Pasados algunos días y al analizar las circunstancias en que se iba dando la investigación, y utilizando la lógica me hice algunas interrogantes, tales como: si el vehículo fue encontrado abandonado de acuerdo al dicho de los agentes, ¿En qué momento los delincuentes se dieron el tiempo para desmontar los rines y las llantas con que contaba mi coche al momento del robo, y haberse tomado la molestia en hacer el cambio por unas llantas demasiado usadas y rines tan deteriorados? en todo caso lo hubiesen dejado embancado, si los hechos hubiesen sucedido de acuerdo a como lo narran los agentes.

 Todo esto me hace reflexionar y llegar a la conclusión de algo que me era difícil de creer, tal vez porque nunca había pasado por una situación como esta y seguía teniéndole cierta confianza a esa corporación, pero de los dos hechos que narró en renglones anteriores, se darán cuenta que el monto de lo robado en el caso del asalto a Cometra es un fuerte botín, lo que me sucedió fue algo mínimo, pero viéndolo desde una estadística más general, que en sus números arrojados no miente, a diario son robados más de 20 vehículos en nuestra capital, lo cual constituye una pérdida cuantiosa a la economía de los oaxaqueños que sufren la comisión de este delito.

Con lo anterior quiero hacer un llamado al Gobernador y a las autoridades encargadas de la impartición de justicia, ya que todo esto, trae a relucir los grandes acuerdos de colaboración que existe entre la delincuencia organizada y algunas corporaciones policiacas; particularmente en nuestro estado. La corporación que se lleva la medalla al merito de la corrupción es  la Agencia Estatal de Investigaciones pues se han ganado a pulso la desconfianza de la sociedad Oaxaqueña. Su actuar nos genera certeza de inducir una complicidad que mantienen con la delincuencia organizada, heredada en tiempos del PRI, cuando gobernaba nuestra entidad.

Es momento de exigirle al Gobernador que inicie las correspondientes investigaciones y a la brevedad posible con la depuración y purga de esta corporación policiaca, que tanto daño le hace al sistema de justicia en Oaxaca.           

rss

Comentarios

  1. 1

    16 MAYO, 2011

    MATEO

    Hay juan ya ponte a trabajar y deja de andar llorando por tu carro que un favor te hicieron en llevarlo al corralon

  2. 2

    16 MAYO, 2011

    SANDRA LILIN

    Juan desgraciadamente duele mucho admitirlo pero todo lo que narras no es mas que la verdad...

  3. 3

    27 ABRIL, 2013

  4. 4

    27 ABRIL, 2013

    Pobre borracho frustrado

  5. 5

    27 ABRIL, 2013

    Mejor di que te fuiste de borracho y no supiste donde lo dejaste y que vendiste las piezas para pagarle al homosexual con el que andabas que si no te conociera como eres de gustos

Deja Un Comentario


Escribe tu nombre.
Escribe tu correo.Correo no valido.
Url no valida.
Campo vacio.

*Cualquier etiqueta HTML sera eliminada.